Toxina botulímica

Toxina botulímica

Esta sustancia es capaz de paralizar o disminuir la función del músculo sobre el cual se aplica para relajar los músculos del cutis. Esto previene la formación de arrugas y suaviza las líneas de expresión existentes, incluso hasta ser prácticamente invisibles.

La toxina botulínica actúa de forma local en las arrugas dinámicas o de expresión. Asimismo, se aplica en la mitad superior del rostro, como el entrecejo, la frente y las patas de gallo.

El resultado final es una quimiodeervación temporal en la unión neuromuscular que no produce ninguna lesión física en las estructuras nerviosas. Ayuda a mantener la piel uniforme, con una apariencia natural y revitalizada.

Contacte con Nosotros